La Cultura del Individualismo: el mal de la politica mexicana

Patricio Provencio (Mexico, AC 2007-2009)

México siempre se ha caracterizado por ser un país con poco trabajo en equipo. La cultura del individualismo ha reinado en una patria donde todos siempre quieren jalar para su lado sin importarles que pasa con el de a lado. A la hora buena, siempre surgen las quejas y las culpas mutuas del porque no se puede hacer una buena labor colectiva, y eso ha mermado la capacidad de salir adelante en conjunto. Esa es la realidad actual, y no podemos más que aceptarla. Con los recientes eventos en la Cámara de Diputados y en el Senado, donde un grupo de legisladores han interrumpido la labor para la cual el pueblo mexicano los eligió, es más que claro que hoy hay un grupo nacional que esta dificultando un trabajo primordial para el desarrollo del país, y este grupo es ni mas ni menos que la izquierda mexicana.

 

El secuestro del Congreso ha sido liderado por un grupo político cuya cadena de errores se ha venido construyendo desde hace tiempo. Pareciendo más una colección de individuales seguidores de un profeta con ideales poco razonables que un partido conjunto de gente libre de pensamiento y hábil, los izquierdistas actuales han perdido prestigio ante el lente público por sus cuestionables acciones. Sus conflictos internos en el proceso electoral para Presidente del partido remarcan la falta de trabajo en conjunto, y con su llamado al referéndum nacional, es fácil notar la desesperación que sufre el Partido de la Revolución Democrática y aliados.

 

La izquierda mexicana actual se viene descomponiendo poco a poco. Este llamado al referéndum y al debate nacional es contradictorio con su toma del Congreso. Si realmente les importase que se abra un debate, porque habrían de tomar el Congreso y el Senado? Realmente, es muy notable que sus intereses no son ni el debate ni el sano intercambio de propuestas. Más aun, el contenido de la reforma sirve más de pretexto para sus ilógicas acciones que para posiblemente decidir sobre una controversial reforma de relevancia nacional.

 

Nuestra izquierda no ve para el futuro del pueblo sino para su propio presente. Su discurso tiene una ideología muy saturada y al parecer, hueca. Para los que quieren un debate, parece ser que su propósito es dificultarle la vida al gobernante de la nación. El líder del movimiento en contra de la reforma petrolera, quedo dolido de no tener el poder después de las elecciones de 2006, al grado de autonombrarse ‘Presidente legitimo de los Estados Unidos Mexicanos’, como si cualquiera no pudiera levantarse y hacer tal cosa. El mismo Andrés Manuel no acepto perder el poder, y como para volver al foco de atención nacional, inicio este movimiento cuyas muestras han sido solo negativas para la imagen del sector izquierdista de la política mexicana.

 

Al fin y al cabo, este problema ha denotado una clave falta de entendimiento en la política nacional. La izquierda no sabido cooperar ni siquiera dentro de si misma, y eso la conducido a un túnel sin salida. Los otros partidos la van a dejar sola, y el salir del problema que sufren va a costarles demasiado. Queda en claro que el trabajo en equipo en México esta a anos luz de ser efectivo, y el ejemplo de lo sucedido últimamente es prueba de ello. En este país, la gente aspira a grandes cosas. Si tan solo se pensara mas en trabajar colectivamente, el país podría progresar a corto, mediano y largo plazo. Es cuestión de trabajar por el bien de la mayoría, y no por los intereses de las minorías que no nos llevan a ningún lado. 

– United World College Student Magazine –

Tell us what you think!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s